Siempre nos asustan cuando nos dicen que mantener un jardín da mucho trabajo, sin embargo, el cuidado del jardín puede proporcionar muchos momentos de evasión, disfrute, satisfacción y relajación al aire libre y en contacto con la naturaleza.

Si disponemos de poco tiempo, es posible contratar profesionales para los trabajos más pesados, movimientos de tierra, excavaciones, arado del huerto, podas.… Otra de las labores que atrapa mucho tiempo es el riego, para lo que actualmente existen fantásticas opciones de riego automático, aunque siempre podremos disfrutar de la agradable sensación de regar con manguera algún día que nos apetezca.

El resto de tareas de jardinería pueden llevar más o menos tiempo en función del tipo de jardín y del tiempo y ganas que queramos dedicar y aunque también es posible contratarlas como parte de un mantenimiento integral del jardín, se trata de actividades entretenidas, que nos ponen en contacto con la vida y la naturaleza y que nos permiten desarrollar nuestra creatividad y disfrutar más de nuestra casa y de nuestro jardín.

Existen diversas técnicas de jardinería que nos ayudarán a cuidar y mantener nuestro jardín atractivo y en equilibrio con la naturaleza. En jardinería existen muchas formas de hacer las cosas y todas ellas pueden ser válidas, así que, al realizar esta guía de mantenimiento hemos apostado por técnicas respetuosas con la naturaleza y por métodos prácticos que puedan ser efectivos en cualquier tipo de jardín.

En las siguientes secciones puedes encontrar información práctica sobre las distintas labores y técnicas de jardinería.